¿Te has preguntado alguna vez para qué puedes usar las casetas prefabricadas? Pues la verdad, si no lo has hecho, este post te va a venir genial. No solamente para que te lo cuestiones, sino para que te decidas a tener una en casa…

No importa si tu casa es una vivienda construida al uso o si es una vivienda industrializada, puedes disfrutar de todas las ventajas que te ofrecen las casetas prefabricadas. ¿Quieres saber un poco más de ellas? Te lo contamos.

Tipos de casetas prefabricadas y usos

Principalmente, puedes encontrar tres tipos de casetas prefabricadas:

  • Compactos aislados
  • Compactos diáfanos
  • Los sanitarios aislados

Veámoslos un poco más en profundidad.

Si bien cada una de estas casetas prefabricadas tiene una estructura diferente, también tiene distintos usos. Empezaremos hablando de los compactos aislados.

Estos módulos se pueden colocar en el lugar donde más te convenga: un jardín, una obra… o en tu propia casa, en el exterior. Los compactos aislados son casetas prefabricadas que cuentan con un espacio vacío y un pequeño cuarto de baño, consistente en lavabo, espejo y un inodoro.

Por otro lado, el compacto diáfano, como su nombre indica, no cuenta con ese pequeño aseo, sino que es un espacio completamente diáfano.

El sanitario aislado es, simple y llanamente, un baño portátil que se puede colocar donde quieras.

Naturalmente, estos módulos son de distintos tamaños, por lo que pueden incorporar más elementos, como por ejemplo, una placa de ducha o un lavabo mayor dependiendo del tamaño que tenga el módulo.

¿Y qué usos pueden tener estos módulos?

Pues, obviamente los que quieras. Por ejemplo, un sanitario aislado es perfecto para utilizar en un evento al aire libre, donde no haya baños cerca para los asistentes. Un ejemplo es la celebración de un concierto, o incluso puedes usarlo en tu propia casa si, por algún motivo, tu cuarto de baño no se puede usar.

Respecto a los anteriores, al diáfano y al compacto, puedes darles tantos usos como se te ocurra. Señalamos aquí solamente algunos:

  • Oficina – Despacho
  • Celebrar eventos varios como cumpleaños y otros
  • Estudio de música
  • Casita de huéspedes
  • Salita de juego para los niños
  • Almacén
  • Lugar para meditar…

Como puedes ver, hay tantos usos como puedas imaginarte. Esto es posible porque los módulos cuentan con la ventilación suficiente, así como las instalaciones que vas a necesitar para llevar a cabo cualquiera de estas actividades.

¿Te animas a conocernos?